“Esperanza”, de Celso Emilio Ferreiro, no 104 aniversario do seu nacemento


04-01-2016

Pra miña neta Rosalía

Modestia fora
Nacín (modestia fora)
nun lugar onde o mundo
se chama Celanova.

Moitas vegadas
a miña nai contóumo.
O día que ti naciche
houbo estranas sinales no ceo.

Outo era entón o vento de xaneiro,
as pombas do solpor tornaban lentas
na serán sosegada.
Arpas invisíbeles,
penduradas das torres centinelas,
mentían un rumor de frautas doces.

Cando chegóu a noite envolta en nardos
coutóu a derradeira luz do día
que aguniaba alá lonxe
como brasa mortiza dun rescaldo.
(Como brasa mortiza
ten sido a miña vida,
como brasa mortiza dun rescaldo.

Por eso vivo coa angueira
de non saber si son lume
ou si son somente fume
dunha remota fogueira.)

Onde o mundo se chama Celanova 1975 

 Para mi nieta Rosalía

Modestia aparte
Nacì (modestia aparte)

en un lugar donde el mundo
se llama Celanova

Muchas veces
mi madre me lo contaba
El día que tú naciste
hubo extrañas señales en el cielo.

Alto era entonces el viento de Enero
las palomas del crerpúsculo regresaban lentas
en la tarde sosegada.
Arpas invisibles
colgadas de las torres centinelas,
mentían un rumor de flautas dulces.

Cuando llegó la noche envuelta en nardos
cercó la última luz del día
que agonizaba allá lejos
como brasa mortecina de un rescoldo.
(Como brasa mortecina
ha sido mi vida,
como brasa mortecina de un rescoldo.

Por eso vivo desasosegado
de no saber si soy lumbre
o si soy tan solo humo
de una remota hoguera,)

Donde el mundo se llama Celanova 1975

Artigos relacionados


Monólogo del viejo trabajador, poema cantado por Falsterbo 3
O Circo Lírico do País dos Ananos
O director de 100% CEF, Aser Álvarez, reivindica o “compromiso social” de Celso Emilio ao recibir o premio Xosé Aurelio Carracedo